1. Los niños que no han alcanzado la edad de la pubertad y la capacidad de discernimiento.

2. Las personas enfermas que no son responsables de sus actos. Los individuos de estas dos categorías quedan eximidos de la obligación del ayuno, no pudiéndoseles exigir compensación o sustitución alguna.

3. Los hombres y mujeres muy mayores, débiles para contraer la obligación del ayuno y soportar sus privaciones. Estas personas están eximidas de este deber, pero deben ofrecer, al menos, a un musulmán necesitado, una comida completa ordinaria o su valor por persona y día. Esta compensación indica que, siempre que puedan ayunar, aun cuando sea un sólo día al mes, deberán hacerlo y compensar el resto. De lo contrario son culpables de negligencia.

El profeta Muhammad (P y B) recomienda enérgicamente se sigan estas normas, especialmente durante el Ramadán:

1. Tomar una comida ligera antes del amanecer, conocida como Suhur.

2. Comer tres dátiles y beber agua justo después de la puesta del sol diciendo esta oración: Al-lahumma laka sumna, wa 'ala rizqika aftarna (¡Oh, Dios! por Ti hemos ayunado y ahora rompemos el ayuno con el alimento que Tú nos has dado).

3. Hacer las comidas tan ligeras como sea posible, porque, como dice el Profeta, lo peor que puede hacer el hombre es llenar su estómago.

4. Observar la oración superogatoria conocida como Tarawih.

5. Intercambiar los encuentros sociales e intensificar los servicios humanitarios.

6. Incrementar el estudio y la recitación del Corán.

7. Ejercer la máxima paciencia y humildad.

8. Ser extraordinariamente cauto en el empleo de los sentidos, la mente, y, especialmente, la lengua; obtenerse de charlas banales y chismosas y evitar todos los movimientos sospechosos.

Hadith Número Uno

Narró Salmán (radialláhu ‘anhu) que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo en una jutbah (sermón), a fines del mes de Sha'bán: "¡Oh gentes! Un mes auspicioso y bendito ha descendido sobre ustedes. En dicho mes hay una noche que es superior a mil meses (por ejemplo, las 'ibádát (adoraciones) realizadas en esa noche, son superiores a las 'ibádát que podrían hacerse en mil meses). Alláh Ta'álá ha hecho obligatorio el ayuno y ha decretado la vigilia voluntaria por la noche (salátut-taráwih). Una acción nafl (voluntaria u opcional) realizada durante este mes con el propósito de acercarse a Alláh Ta'álá, es igual a una acción fard (obligatoria) realizada durante otro mes. Una acción fard realizada en este mes, es igual a setenta acciones fard de otros meses".

"Este mes, es el mes de la paciencia, y la recompensa por la paciencia es el Yannah (el Paraíso). Es el mes de la amabilidad hacia nuestro prójimo. Es el mes donde la provisión del verdadero creyente es aumentada. A quien le dé a un ayunante algo para romper su ayuno, sus pecados le serán perdonados y será salvado del fuego de Yahannam (Infierno). Para el que da el alimento se dará tanta thawáb (recompensa) como la del ayunante a quien le fue dado algo para iftár sin que la recompensa de éste disminuya en lo más mínimo".

Hadith Número Dos

Abú Hurairah (radialláhu 'anhu), narra que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "A mi Ummah le fueron dadas cinco cosas que no fueron dadas a ninguna otra Ummah anterior en Ramadán. Para ella, el olor de la boca de un ayunante es más dulce para Alláh que el fragante aroma del almizcle. En su favor los peces en el mar buscan el perdón del ayunante hasta que rompe su ayuno. Alláh prepara y decora un jardín especial en el Yannah y luego dice: «Se acerca el tiempo en que Mis siervos fieles serán apartados de las grandes dificultades del mundo y vengan al Paraíso». En este mes el pérfido shaitán es encadenado, para que se mantenga alejado de los males a los que habitualmente se acerca durante los otros meses del año. En la última noche de Ramadán ellos (los ayunantes) son perdonados". Entonces los sahábah (radialláhu 'anhum) dijeron: "¡Oh Mensajero de Alláh! ¿Es aquélla última noche, Lailatul Qadr?". Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) replicó: "No, pero es la noche en que un siervo debe recibir su recompensa por haber completado su servicio". (Ahmad, Al Bazzár, Al Baihagi).

Hadith Número Tres

Ka'b Ibn ‘Uyrah (radialláhu 'anhu) narró que Rasülulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Acérquense al mínbar". Nos acercamos, y cuando ascendió el primer peldaño del mínbar dijo Ámin". Cuando ascendió el segundo peldaño dijo "Ámin". Cuando ascendió el tercer peldaño dijo "Ámin". Cuando descendió dijimos: "¡Oh Rasúlulláh!, mientras subías al mínbar, te hemos escuchado hoy, algo que jamás habíamos escuchado antes". Él (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Cuando ascendí el primer peldaño, Yibril ('aleihis salám) apareció ante mí y dijo: "¡Ay de aquél! que encuentre el bendito mes de Ramadán y lo deje pasar sin lograr el perdón", a lo que dije Ámin. Cuando ascendí el segundo peldaño, él ('aleihis salám) dijo: "¡Ay de aquél! ante quien tu nombre es mencionado y no te envíe saludos y pida bendiciones para ti (salawát 'alan-Nabi)". Respondí Amin. Cuando ascendí el tercer peldaño, él dijo: "¡Sean destruidos aquellos, cuyos padres, o uno de sus padres se vuelvan viejos en su presencia, y no pueda entrar al Yannah! (por no servirlos)". Yo dije Ámin". (Hákim).

Ubicación De La Mezquita

Los Tiempos de las Oraciones

La Paz - Bolivia

السبت 28 صفر 1439
Sábado Noviembre 18 2017
Fajr 04:30
Chourouk 05:50
Duhr 12:18
Asr 15:33
Maghrib 18:46
Ishaa 20:16

Contador de visitas

Hoy21
Ayer43
Esta semana230
Este mes718
Total42194

  • Su IP: 54.80.157.133
  • Su Navegador: Unknown
  • Versión de navegador:
  • Sistema Operativo: Unknown

1
En Linea